Daytrip París – Versalles

Quien haya pasado por París sabrá que no es extraño observar los hermosos paisajes adornados por cuervos, ¡sí! Pero así y todo, estas aves un tanto siniestras, no logran quitarle nada de belleza al lugar.

 

Hay paradas prácticamente obligatorias, como la visita al Louvre y a la Mona Lisa, o a la Torre Eiffel. Pero las más valiosas son aquellas que no figuran en los folletos turísticos, pero sí podemos observar por ejemplo en las películas de Woody Allen, aquellas perlas que encontramos perdiéndonos en barrios que solamente podemos conocer de la mano de conocidos, o por alguna recomendación que alguien nos hizo. Con ese objetivo escribo esta guía, para trasladarles a ustedes esos pequeños rincones que conocí gracias a mi amigo argentino-parisino a ustedes. Y, de paso, contarles mi daytrip al Palacio de Versalles.

paris

Algunas esquinas románticas se pueden encontrar en barrios como Le Maire y el Distrito Once, cerca de la Bastille. Especialmente para recorrer al atardecer. Les recomiendo pasear por el Hotel de Ville, y cruzar a la isla donde está la Catedral de Notre Dame. También es recomendable hacer un picnic a la vera del río Sena, o recorrerlo de noche en alguna embarcación. Un champagne o un chardonnay, y quesos para maridar, combinan perfectamente con la majestuosidad del Sena.

 

Pero mi viaje no terminaba en París, espíritu inquieto (como siempre) quise encaminarme hacia el Palacio de Versalles, parada inevitable. Decidí hacer los 20 kilómetros del viaje a mi manera, y alquilar un auto para parar cada tanto en el camino, e ir escuchando la música de Zaz, para cumplir esa experiencia que viví en sueños tantas veces. Tomé la autopista A13 en dirección a Rouen con la idea de salir en Versailles – Château. Pero antes hice las siguientes paradas:

 

  • Bois de Boulogne. Recorrí este hermoso parque, el Bosque de Boulogne​ o de Bolonia, cuyo tamaño duplica al del Central Park en New York.
  • Bougival: Almorcé en el Dominique Bouchet (algún gusto hay que darse), dentro de este lujoso barrio parisino, muy conocido ahora ya que el conocido jugador de fútbol Neymar vive allí.

 

Palacio de Versalles

 

Muchas veces es recomendable contratar un tour, para evitar las largas colas en la entrada, que son similares a las del Vaticano. Antes de entrar, es valioso dar una vuelta por la ciudad de Versalles, que cuenta varios mercados locales en los que se pueden degustar macarrones, vinos, frutas, etc, y comprar productos para realizar más tarde un picnic en El Gran Canal. Una vez ingresamos, los maravillosos jardines del palacio impiden soltar la cámara fotográfica, y los frescos en las bóvedas del Chateau, cumplen también su papel.

 

No satisfecha con un solo palacio, me comentaron que en el Valle del Loira (centro de París) había una zona que también se conoce como “Jardín de Francia”, y que cuenta con numerosas ciudades históricas y varios castillos para recorrer. Ya tenía el auto, así que, ¿qué podía frenarme?

 

Desde Versalles tomé la autopista de nuevo, y manejé en una combinación de rutas gratuitas (D y N) que me llevaron a Orleans. A los 15 minutos ya estaba atravesando hermosos campos de trigo por doquier. También atravesé algunos bosques. Es increíble poder observar la gran naturaleza que puede ofrecer un viaje en una ruta francesa. Ya en Orleans fui a la catedral, y como era Domingo y todo estaba cerrado, continué adentrándome en el Valle del Loira. Muchas de las ciudades y pequeños pueblos tienen pintorescas casas de piedra y cavas de champagne. Después de atravesar varios de ellos continué hacia el norte hasta Chartres, encontré estacionamiento y me dispuse a conocer la catedral local, cuyos vitreaux me impactaron. Allí pasé la noche, y regresé al día siguiente por la misma ruta hasta Versalles, y de allí a París, todavía alucinando sobre todo lo que pude encontrar en el camino: naturaleza, gastronomía, cultura, historia.

 

Ciertamente Francia es enorme, y debieron haberme quedado varios lugares pendientes, así como tantos otros roadtrips. Pero ¡ya estoy pensando el próximo!

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *