¡Seguimos de viaje por Rusia!

Ahora sí: ¡¡clasificados al Mundial!! Un pocos más tranquilos seguimos de viaje por Rusia.

Como les decía en el post anterior, después de pasar unos días maravillosos en la adorada Moscú, era hora de partir a San Petersburgo. La distancia entre ambas ciudades es de 700 km que se pueden hacer en un día. Yo decidí hacerlo en dos para poder disfrutar de la ruta y de sus pequeños pueblos para recorrer. En primer lugar, a 174 km de Moscú está Tver, un pueblo con mucha historia. Los edificios más antiguos desaparecieron en un incendio en 1763, pero fueron posteriormente rediseñados para Catalina II. Según cuentan la emperatriz descansaba acá cuando viajaba entre Moscú y San Petersburgo.

 

Más adelante, por la misa ruta, está el Parque Nacional Valdai y la ciudad con su mismo nombre. 76 lagos alrededor de la única elevación en las llanuras que se extiende entre Moscú y San Petersburgo. Desde acá nacen algunos de los más importantes ríos de Europa, como el Volga. Fue un a zona muy apreciado por las elites rusas durante el siglo XIII. En este lugar construían numerosos palacetes de verano. Incluso hoy día el presidente de Rusia dispone de una residencia veraniega a orillas del lago Valdai, muy cerca de la ciudad.

Valdai es muy pintoresca, ideal para pasar la noche. Unos kilómetros antes hay una estación de servicio para cargar el combustible y aprovechar para comprar provisiones.

San Petersburgo es la ciudad más europea de Rusia, tanto por su arquitectura como por su gente. Se siente una vida más cosmopolita. Dejé por un momento el auto en el hotel y decidí hacer un viaje en metro,  porque había leído que era interesante. Se habían quedado cortos: es increíble. Bajé y creí que la escalera literalmente no terminaba más. Es que tienen el metro mas profundo del mundo, ¡200 metros bajo tierra y algunas estaciones son verdaderos museos abiertos!

Les decía que la gente es algo más abierta que en la capital, tal vez tenga que ver con su historia de gloria, devastación y resurgimiento que es interesante conocer. Este año se cumplen 100 años de la Revolución Rusa donde San Petersburgo fue protagonista porque es el lugar donde se gestó. El líder bolchevique Lenin decidió trasladar la sede del gobierno a Moscú, con lo cual quedó relegada. Moscú se convirtió en capital desde entonces hasta el día de hoy. Años más tarde, tras la muerte de Lenin, San Petersburgo tomó el nombre de “Leningrado” en su honor.

Durante la Segunda Guerra Mundial, fue sitiada por el ejército de la Alemania Nazi por algo más de dos años. La ciudad fue constantemente bombardeada y privada de sus suministros. Se calcula que este asedio produjo la muerte de más de 1.500.000 de personas, de las cuales cerca de 1.000.000 eran ciudadanos civiles. Leíste bien: un millón y medio de muertos.

Después de la caída de la Unión Soviética en 1991, la población decidió restaurar el antiguo nombre de la ciudad, los de 39 calles emblemáticas y los de seis puentes. A pesar de las dificultades, se convirtió nuevamente en una de las ciudades más importantes del mundo.

Más fácil para manejar que Moscú, pero también con bastante tránsito, tiene numerosos lugares para visitar. El Hermitage (residencia de invierno de los Zares) con su característico color verde agua junto a la Plaza del Palacio. El Museo del Hermitage expone al menos 3 millones de obras (si, en Rusia todo es a lo grande). Para tener en cuenta: abre de martes a domingo. La Plaza del Palacio es el centro turístico de la ciudad. Más allá de su majestuosidad, es el punto punto histórico importante y el lugar para sacarse fotos con los actores disfrazados de época, dar una vuelta en carruaje o comprar souvenirs o comida en uno de sus numerosos puestos.

También resaltan La Iglesia del Salvador sobre la Sangre Derramada,  la avenida comercial Nevsky, la Catedral de Isaac, los parques y más palacios. La mayoría de las Catedrales tienen cúpulas con unas vistas increíbles y también hay muchas terrazas para visitar.

“Las noches Blancas” comienzan a fines de Mayo hasta mitad de Julio. Es la época en que la cuidad parece tener más esplendor y vida. Como si después del Invierno crudo se liberaran y salieran a disfrutar minuto a minuto del clima y de la luz natural hasta la madrugada. Una ciudad distinta. Marco ideal para visitar las terrazas de los bares que abren hasta tarde y disfrutar de los Festivales que organizan por toda la ciudad.

 La temporada de navegación en los ríos y canales de San Petersburgo comienza oficialmente el 10 de abril. Esto significa que por las noches se elevan los puentes sobre el río Neva, para que los barcos puedan pasar, y si bien hay que tenerlo en cuenta para la planificación del movimiento por la ciudad, es un espectáculo digno de ver. Es importante consultar los horarios para calcular el cruce en auto. En total son 13: diez de ellos cada noche, y tres es por la petición anticipada de los armadores. Son un símbolo de la ciudad y un espectáculo de esos que valen la pena.

Apenas a 50 minutos, según el tránsito ( a mi no me tocó mucho y fui en menos tiempo), está el palacio de Peterhoff, donde a Pedro el Grande le gustaba pasar mucho tiempo. Espectacular para caminar por su parque que contiene una fuente con detalles en oro que es realmente impresionante. Hay dos alternativas para ir en auto: una por la costa del golfo de Finlandia y otra  que se abre un poco (41K-138) pero es una vía mas rápida. ( se puede hacer de vuelta.). El barrio alrededor del palacio vale la pena también.

Hacia el sur, a 34 km (40 min), están los jardines y el  Palacio de Puskhin con fachada celeste y dorada y con un museo q vale la pena. Esta ciudad es conocida también con el nombre de “La Villa de los Zares” .

Un dato para los futboleros:  El estadio de San Petersburgo es uno de los atractivos que ya tuvo su prueba piloto en la Copa Confederaciones y gustó muchísimo. Con forma de nave espacial, techo retráctil, capacidad para más de 68.000 espectadores y situado en una zona en las afueras de la ciudad muy atractiva: una isla bañada por el río Neva y a orillas del Mar Báltico.

Más allá de si van a ir para el Mundial o en otra época, este país gigantesco está lleno de lugares sorprendentes. El Mundial puede ser una buena iniciativa para combinar el futbol y los viajes, algo que los argentinos amamos. Así que a disfrutar de un país genial… y ¡VAMOS ARGENTINA!

😀 Recordá que con Sixt pagás en pesos, llamando al 0810-333-7498

⚽️ Las sedes del mundial son:  San Petersburgo, Nizhni Nóvgorod, Ekaterimburgo, Moscú, Kazán, Kaliningrado, Saransk, Samara, Rostov del Don, Volgogrado y Sochi

😅 Durante el mundial habrá voluntarios que hablan varios idiomas para ayudar a los turistas

❗️Respetá siempre las leyes de transito y disfrutá cada kilometro.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *